Pulsa aquí para ver la versión en Español (ES)

Abstract

Our population is ageing very quickly. This increase is added to the rapid, exponential breakthrough of new technologies in our everyday lives. These two factors are generating great interest and many studies have been published on how information technology and communication simultaneously exist in ageing western societies. This paper analyses the main habits of use and consumption of new technologies by older people, in particular, the level of knowledge and their level of education. The purpose is to analyse whether the technological skills of our elderly are sufficient, as well as to know if the audio-visual resources are appropriate. This study wants to know if the ageing society is prepared to handle everything the internet has to offer. This study has taken place in three countries of the European Union: the United Kingdom, France and Spain. An attempt is made to generate comparisons and conclusions that help to increase the opportunities and to take on challenges of our current digital society. This study has used a methodology based on surveys which collect information on the use and habits in the three countries and the level of media literacy, as well as the interest of our elderly in training in new technologies.

Download the PDF version

1. Introduction and explanation of the question

1.1. Older population and new technologies

Nowadays the ageing population is one of the most relevant phenomena in western societies. The proportion of the population aged over 55 is growing. It is estimated that in 2050 32% of the Spanish population will be made up of elderly people, which will make Spain the oldest country in the near future. This fact is due to an increase in life expectancy as a consequence of advances in medicine, improvements in nutrition as well as in education. This data is supported by a decrease in birth rates, especially highlighted by the economic crisis which weighs heavily on the decision to have children (Abad, 2014). The aim of this paper is to provide a renewed focus on new technologies and to verify, through a comparative study in the United Kingdom, France and Spain, how the elderly are adapting to this avalanche of new forms of communication (Santamarina, 2004: 47-76).

Information and communication technologies (hereinafter ICT) open a huge field of possibilities, in dissemination of information as well as in direct capacity connection between emitters and potential audiences (Ferrés, 2000; Castells, 2001; Cornelissen, 2011). Nevertheless, it also includes a series of barriers when used by elderly people (Hamelink, 2000). The recent increase and development of new technologies has not allowed a continuous contact with this group. Moreover, they feel unfamiliar with technology and are not comfortable or prepared for it as they have not received proper training. Quite often a feeling of distrust appears (Suh & Han, 2003). On other occasions the services offered by new technologies are not focused on or applicable to specific uses for people of a particular age. Therefore, we begin with the hypothesis that there is a lack of ICT training for the elderly. Older people must be convinced of the advantages that these services provide (Abad, 2014) and they must acquire the necessary skills to manage the tools that allow them use them (Silva, 2005), including tools for taking care of and improving their health (Choi & Leung, 2008).

1.2. ICT education and learning

The digital society proposes a model in which communication converges through multi screens which provide feedback opportunities that have modified relations between individuals (Aparici, 2011). With the ICT a communication system has emerged where users who participate can take the place of emitters by means of creating content and, in particular, through participation. This participation, together with the inclusion process of the Internet in the homes of the 21st century citizens, and the use of other mobile digital resources has provoked an authentic social revolution (Barroso, 2002). The ICT industry has had to generate new content and modify the way it relates to consumers (González & Monleón, 2013). Citizens are getting used to a new scenario in which they are beginning to have a more important role. Education is essential in this process of change (Prieto, 1999; Cebrián, 2001). Therefore, new mechanisms are needed to provide continuity for teaching and learning and to reach the largest number of people possible, especially those who are older and in need of new abilities, knowledge and digital skills as demonstrated recently in studies by Silva (2005: 51-58) and Santamarina (2004: 47-76). Cognitive processes in the elderly are different in regards to younger people and are determined by personal and social-cultural conditions (Pavón, 2000: 133-139). With the passing of the years, a change takes place in learning processes as well as in the capacity to retain data, which requires that teaching and learning processes of these groups must be adapted to their characteristics (Freixas, 1997).

2. Material and methods

2.1. Applied methodology and justification of the sample

This study addresses the use, knowledge level and competence that the elderly have in France, the United Kingdom and Spain. This research uses the methodological and quantitative tool of the questionnaire because it allows for studying a social phenomenon as a dynamic process and within its real context (Callejo, 2002: 409-422). The survey conducted in French, English and Spanish allows for viewing the study outside of our borders in order to establish comparisons. It is the ideal method to generate propositions that are susceptible on a social level and that can be contrasted and compared through quantifiable data obtained in interviews. To carry out this study a total of 507 surveys were conducted as follows: 172 in France (Toulouse, Nancy and Paris), 160 in the United Kingdom (London, Bristol and Liverpool) and a total of 175 in Spain (Madrid, Barcelona, Castellón, Valencia and Cuenca).

In order for the surveys to have maximum efficiency and credibility, all of the questionnaires were completed in person with the interviewer. Appointments were made in public institutions where the interviewer handed out the questionnaires in person. The questionnaire was previously evaluated by experts and the questions were translated into the language of those being interviewed (French, English and Spanish). The answers were cross-analysed and structured data were computed from the groups of questions that were related to the following variables (items):

• Technological gadgets: knowledge level, usage level and usage habits.

• Television watching: type of content, devices and watching habits.

• Social networks: knowledge level, usability, participation and synergies with other devices.

• Internet and buying habits: usability and navigation, purchases, level of web terminology control.

• Information: the media to keep informed, habits of keeping informed.

• Media competence: ICT knowledge level, how they learn and the degree of interest in continuing to learn.

The survey had a total of 20 questions that were separated in accordance to age groups (from 55 to 65, from 66 to 75 and over 75), level of education (no education, primary education, secondary or higher), country of residence (France, United Kingdom or Spain) and gender (masculine or feminine). From the very beginning of this research an attempt was made to apply a quantitative method to be able to extract reflections on the present and future of the ICT in the elderly population. Therefore, the aim was to collect data regarding the perception, consumer habits, concerns and needs of these groups in light of the impact of Internet.

3. Analysis and results

The results obtained for the analysis of data extracted from the surveys are presented below and separated by country.

3.1. Results obtained in France

In France, elderly people make up a third of the population, a synonym of a highly ageing country. A large percentage of France’s ageing population made up 24.1% of the Internet users in 2014, which equals 11.6 million Internet users. The increase compared to the previous year is between 5% and 7%, but the most surprising fact is that they are the age group that spends the most time on the Internet. The generation of the elderly 3.0, called silver surfers by the marketing companies, are a target audience for the industry because they are increasingly connected and their role is growing as active users. The older generation in France has received the new technologies enthusiastically.

In the technological devices section (knowledge level, usage level and consumption habits), we can highlight that the French elderly are very knowledgeable about new technologies and especially about social networks. All of those interviewed claim to have some type of device to be connected, with the tablet as the most used gadget with 52% followed by a desktop computer and laptop (17%). They mainly use the devices to keep being informed (29%) and connected to their families by sharing photos and videos with them (14%). Entertainment is another one of the reasons they include to explain their use (13%).


Draft Content 146325213-36813-en001.jpg


Draft Content 146325213-36813-en002.jpg

Adapting to new technologies is considered a trend and a tendency that the elderly in France are actively participating in. Companies are greatly interested in this dynamic group’s training, adaptation and interest in this field. In fact, the communication is appropriate for the type of message that is transmitted. Nevertheless, the results of the survey in France highlight that most (66% of those surveyed) are self-learners in relation to learning and improving their knowledge of ICT. Therefore, older users are willing to adapt and improve their knowledge in this field. The platform that they most commonly use to improve their knowledge is with tutorial videos. The mobile applications are also appealing to them but they only use them for personal leisure. The most used application is a video game called Candy Crush. Another result worth highlighting is that age is not the main element that distinguishes between degrees of knowledge in technology, but rather the lifestyle they lead as well as how they live and adapt to technological changes. ICT culture and education are essential so that the ageing population in France do not encounter obstacles for people over 55 years old.

In regards to the item of television viewing, it is worth pointing out that the French elderly continue using television as the main audio visual platform, with entertainment and providing Company as the main reason for said use. Television is still the main medium used to keep being informed (28%) followed by the newspapers (24%) and radio (23%). Most of the French who were surveyed are aware of the concept of «a la carte TV» (85%) and they use it by downloading the programme directly from the television channel (30%) and from their home desktop computer (23%). On the contrary, 83% have never accessed any TV programme via social networks; only 8% have ever done it once with Facebook (50%), the main social network for participation followed by Twitter (33%). In regards to the knowledge level item and usability in social networks in general, we highlight that in France most of those surveyed use Facebook as the main social network (69%) and blogs are another phenomenon that has reached the elderly population in France (20% of those surveyed claimed to have a personal blog). 30% of those surveyed answered that the main activities they do on social networks are sharing photos or videos with friends and family because they think it is a good way to keep in touch with them, followed by looking for profiles in networks of people they are interested in (24%). The next most popular activities are making comments (22%) and modifying and updating their profile (12%).

Finally, the results in relation to usability and navigation on the Internet and purchasing habits are of interest. Most of the French elderly who were surveyed purchase directly on websites (45%); while 32% state that before buying they look for information on the Internet prior to going to the sales site. These data reflect the lifestyle of older people in France and their adaptation to new technologies, especially in regards to the changes in purchasing habits. The Internet links them to the world outside; it is a medium that provides them with an open window to the world and a way of keeping in touch with the French society. In France the ICT knowledge level is very high amongst younger generations, but as we can observe, it is also quite high in the elderly population. Their most common purchases online are transport tickets (train, bus and aeroplane) and food products they purchase weekly on their tablets.


Draft Content 146325213-36813-en003.jpg


Draft Content 146325213-36813-en004.jpg

3.2. Results obtained in the United Kingdom

The British elderly have a very active role, especially in new technologies. Faced with higher life expectancy and a better economic situation, many older people have begun to enjoy new forms of leisure, to travel and to have a more active retirement. In this social context, learning and immersion in the world of technology have taken an active role for older people and are quite important in the lifestyle of British society. Specifically, in this study we have found a clear distinction between those surveyed between the age of 55 to 65 and those between 65 and 75. In regards to the first item about knowledge, use and habits of technological device usage, those surveyed between 55 and 65 have a high level of knowledge of terminology. The concept of streaming is the least known by those interviewed (only 5% knew this term), followed by the term hashtag (9%). Most are familiar with a la carte TV or on demand TV (23%) and Apps (18%). These data show the relation with data obtained in France where the knowledge of these terms was lower.

The most used device is the mobile telephone (60%), followed by the tablet (30%), while those in the 65+ age group use the desktop computer more often (85%) in comparison with other devices. Both groups confirm that they use them mainly due to their convenience (65%) and habit (32%). In the United Kingdom, as in France, there is an important trend in regards to adaptation of the elderly to new technology. There is a high level of interest to learn and improve in this field, especially because most British people are aware of their needs, their surroundings and the potential of new technologies to improve their living conditions. The need to feel independent is the main incentive for this increase in using and consuming technology in the UK. That is the reason we understand that for the 55 to 65 age group, studying is the main use of ICT (54%).

On the contrary, in people over 65, the main use is still the need to keep being informed (24%) and entertainment (22%). Moreover and as is the case in France, despite the high interest and degree of adaptation of this profile with ICT, most of those surveyed are self-learners (69%) or learn through the help of a family member (22%), with tutorials being the most used platform for self-learning amongst those between the ages of 55 and 65 (72%). On the contrary, those older than 65 learn by attending conferences and specialized courses.

We can therefore observe that in this country there are ICT training courses for this audience. Mobile applications are commonly used amongst the British elderly, most of those surveyed had more than one application downloaded on their devices (71%) with apps related to gambling being the most used (32%), followed by games (27%), specific purchasing apps (21%), Facebook (11%), Google Maps (6%) and PayPal (3%). The use of email is very popular amongst the British population (92% claim to have an email account), but the most interesting piece of data is related to how it is used: 72% use it to send and receive emails but 28% use it for promotions for product brands.


Draft Content 146325213-36813-en005.jpg


Draft Content 146325213-36813-en006.jpg

In regards to viewing TV, as in France, the traditional TV set is still used for audio visual consumption (70%). As far as other screens are concerned, the mobile phone is also used, but at a much lower rate (16%) and always in their free time, although the time frame when they most use this device is in the mornings. TV is still the most used medium for keeping informed (27%), but traditional press (26%) and online press (24%) follow closely for keeping informed. Most elderly British people know and have used at least once a la carte TV (92%), by downloading the content from the web page of the TV channel (42%), watching in their free time (72%) and from the desktop computer at home (33%).

The British elderly who were surveyed, in contrast to the French, have at times participated in audio visual content through social media (26%), with Facebook (46%) and Twitter (42%) being the two biggest social networks in which they have participated with live comments.

In regards to the knowledge and usability item in social networks in general, most of those interviewed use Facebook as their main social network (46%), followed by Twitter (39%). Blogs are also used by the British elderly (15%), also stating that besides having a personal blog, they like to look for opinions in other blogs and forums. The main activities they carry out in social networks are sharing photos and videos with friends and family (32%), followed by writing comments (29%) and looking for profiles of other people who share their same interests (16%) because they consider the social networks as a way to connect and meet other people in the same age group.


Draft Content 146325213-36813-en007.jpg


Draft Content 146325213-36813-en008.jpg

Lastly, it is worth pointing out the results related to usability and navigation in Internet and purchasing habits where we again find differences according to the age groups of those surveyed. Many of those surveyed between 55 and 65 purchase directly on Internet (42%), or check first online to look for information and then physically go to a shop to buy the product/ service (39%). This highlights the predisposition of the British society to access the Internet at the beginning of the purchasing process. On the other hand, those surveyed over 65 look for information on the Internet and then go to the point of sale (39%) or only compare prices and buy products in the same shop (37%). They are also aware of price differences, which is why 28% ask a family member to help them look for and compare online first and then inform them.


Draft Content 146325213-36813-en009.jpg


Draft Content 146325213-36813-en010.jpg

3.3. Results obtained in Spain

The use of the Internet is integrated in a large part of Spanish society (Gabardo, 2014: 41). There is still a long way to go to insert those Spanish users, who due to issues related to age, are still reluctant to engage with the digital world (De Andrés y Lima, 2014: 189-197). According to information from October 2013 to May 2014 of the General Media Study (EGM in Spanish), the problem of the older population is located between the ages of 55 and 64; a group that has the necessary devices for most occasions, but does not know how to make the most of them because they are at the beginner level as users of ICT. Those older than 65 are in a worse situation; their low current penetration rate (less than 30%) is difficult to reverse and hopelessly condemns this group to digital illiteracy and exclusion. Lower to mid-lower class elderly have some barriers to overcome in order to completely enter the digital society, especially those older than 55. Moreover, the economic crisis has caused this segment to miss the opportunity they had to directly adapt to the Internet. Their growth levels as users have been slower than other social strata. The crisis that has hit Spain hard can easily be seen in the communication sector (Cabezuelo-Lorenzo, 2013: 703-7015).

In regards to knowledge, use and consumer habits in technological devices, those surveyed in Spain between 55 and 65 years old have a high level of knowledge regarding a la carte TV or TV on demand (63%), Internet (33%), tablet (21%), WhatsApp (20%) and Facebook (19%), with concepts such as website (8%), hashtag (6%) and streaming (3%) the most unknown. There is little knowledge in Spain about the concept «a la carte TV» (12%). Those familiar with the term have sometimes used it by means of downloading audio visual content and from the TV channel’s web page. When they are told what a la carte TV is and what advantages it offers, 72% stated they would like their television set to offer them programmes in accordance with their interests and with the possibility of consuming content when they wanted.

The most used technological device is the mobile phone (81%), which is used most due to its convenience (62%) and habit (32%) and at different times (71%). The Spanish mainly use this device to keep being informed and to keep in touch (69%), for entertainment (18%) and to talk (10%). Only 2% claimed to have used it for education or training. This is a result that contrasts with the data obtained in France and in the United Kingdom, since we observe that in Spain there is not high adaptation to new technologies and the elderly are unaware of the actual possibilities. The elderly in Spain primarily learn about new technologies from family members and friends (61%) followed by self-learning (26%) and only 13% have attended a course as a way of learning about new technologies.


Draft Content 146325213-36813-en012.jpg

On the contrary, Spaniards are very interested in learning about new technologies (87% want training and only 13% don’t) through classroom courses (62%) and specific conferences about this subject and in accordance with their needs (38%). They demand more specifically designed education for them because they need a more basic language to understand. Training for the Spanish elderly must adapt to their profile and learning limitations/capacities. Applications are not widely used by Spanish elderly, only 15% said they had apps on their devices, amongst which were those related to the news (8%), games (5%) and online banking (2%). The use of email in Spain is quite high (63%) and their main uses are to receive mail (51%) and to send mail (44%). Only 3% said they had used it to participate in contests and promotions and only 2% claimed to use it for trends and fashion.


Draft Content 146325213-36813-en011.jpg

With regard to television viewing, Spaniards use the traditional platform for watching TV (85%). Amongst other possible screens for consumption they also use the desktop computer (8%) and the tablet (4%), while only 3% watch TV on their mobile phones. TV viewing in Spain mainly takes place at home and most Spanish elderly watch TV at night (55%), 25% in the mornings and 20% in the afternoon. The main media used by Spaniards to keep informed are TV (40%), newspapers (30%) and radio (20%). Only 10% claimed to keep being informed on the Internet. This result contrasts with those obtained, especially, in the United Kingdom. The elderly population in Spain uses online media much less than their British counterparts to keep informed due to their lack of confidence in online news.

Spaniards, quite like the French, have low participation rates in media content on social networks, but in Spain it’s even less. 85% of Spanish elderly state they have never participated, 14% have participated sometimes and only 1% claim to participate online regularly. Of the few who have participated, most of them have done it on Facebook (71%), text messages (15%), blogs (10%) and Twitter (4%).

Those that have never participated with comments online justify their lack of participation due to lack of knowledge (81%) and only 19% say they are familiar with this option but do not know how to do it. In regards to the item regarding level of knowledge and usability in social networks in general, Spanish older people do not consider themselves as users of social networks (82%), only 3% consider themselves as users and 15% at some time. They do not have basic knowledge about existing social networks; most are familiar with Facebook (75%), a blog (15%) and Twitter (10%), and they are not aware of what an online community is or other types of social media. They say they are familiar with them because of television, the news and their family members, especially the younger ones. They always use them in their free time and the activities they point out coincide with those of the French and the British: sharing photos and videos with friends and family members is the most common (54%), followed by writing comments (25%) and looking for profiles of people similar to them or with similar interests (21%). It is worth mentioning that none of those surveyed use social networks to participate in contests or to follow a brand, which they justify by saying they don’t understand the purpose. Other studies, like Sotelo (2012: 217-230), have pointed out, nevertheless, that in the case of Spain there is a strong alliance between social networks and sports information, especially football. In regards to usability, navigation on the Internet and purchasing habits there are not big differences related to age groups. In general, most Spaniards physically go to the shop to make their purchases (74%) and only 9% look for information online before going to the point of sale. 10% said that sometimes, and depending on the type of product (especially technological ones), they had a family member do it for them. Only 6% said that advertising helps them choose products/services and most of them were unfamiliar with specific online sales sites (88%). We can therefore observe that in Spain electronic commerce is underdeveloped amongst the ageing population and they are a target audience that is not reached by advertising messages since they are not familiar with this type of online activity and they particularly distrust the Internet as a way to make purchases. The price is not a relevant factor that changes their behaviour in regards to buying online.

4. Discussion and conclusions

As a result of the results obtained in the three countries, it can be established that the elderly population in Spain has the lowest adaptation in regards to new technologies and that this is mainly due to the lack of training and education in the field of ICT. These results are encouraging for new start-ups aimed at this specific group with methodologies adapted to their needs, capacities and limitations. Our elderly have concerns, which must be answered, especially if we want to attain the same level of certification as other European countries.

The technology industry must offer a wide range of products and services adapted to the needs of our elderly that allow for easy adaptation, use and application. Priority attention is necessary for our elderly so they can gain autonomy and be able to look for information (search, choose, elaborate and share) by themselves in the new digital society. This involves acceptance of cultural, political, ideological and economic implications of this new era so closely linked to technology.

There have been previous success stories in education that have allowed different groups to remain active and integrated in society during their lifetime. Now it is necessary to reinforce those programmes with different transformations through continuous education programmes for the elderly. It is essential to create required mechanisms so information is really permanent and continuous in the current knowledge and information society in order to reach the greatest number of people.

As active actors in our society, the elderly constantly make new demands that must be satisfied and included in our system. All educational institutions, especially those closely linked to research, as is the case of the university, must adapt their content and expand their curricula in order to train future professionals adequately in fields that respond to the needs of our older citizens.

The elderly in France and in the United Kingdom, although they can improve their skills and knowledge in relation to ICT, are seen as an interesting market niche for various sectors as they make up a large sector from the quantitative point of view, from a political point of view (due to their important voting capacity) and they are interesting human capital (because of their knowledge and experiences). Nevertheless, in Spain they are not always seen as an opportunity and on many occasions they are excluded from new technologies. The Spanish elderly need greater motivation to learn. This lack of motivation changes when they discover that ICT can notably change their quality of life.

References

Abad, L. (2014). Diseño de programas de e-inclusión para alfabetización mediática de personas mayores. Comunicar, 42, 173-180. DOI: http://dx.doi.org/10.3916/C42-2014-17

Aparici, R. (Coord.) (2011). La educación 2.0 y las nuevas alfabetizaciones. Barcelona: Gedisa.

Aparici, R., & Silva, M. (2012). Pedagogía de la interactividad. Comunicar, 38, 51-58. DOI: http://dx.doi.org/10.3916/C38-2012-02-05

Barroso, R., Romero, J., & Cabero, J. (2002). Las personas mayores y las nuevas tecnologías: una acción en la sociedad de la información. Revista Innovación Educativa, XXII, 319- 337.

Cabezuelo-Lorenzo, F. (2013). Cinco años de crisis en el mercado de la comunicación (2008-13). Historia y Comunicación Social, 18, 703-715. DOI: http://dx.doi.org/10.5209/rev_HICS.2013.v18.44358

Callejo, J. (2002). Observación, entrevista y grupo de discusión: el silencio de tres prácticas de investigación. Revista Española de Salud Pública, 76(5), 409-422. DOI: http://dx.doi.org/10.1590/S1135-57272002000500004

Castells, M. (2001). La galaxia Internet. Barcelona: Plaza y Janés.

Cebrián, M. (2001). La radio en la convergencia multimedia. Barcelona: Paidós.

Choi, K.Y., & Leung, R.S. (2008). E-Health for Older People: the Use of Technology in Health Promotion. CyberPsychology & Behavior, 11, 475-479.

Cornelissen, J. (2011). Corporate Communication. A Guide to Theory and Practice. London: Sage.

De-Andrés, S., & De-Lima, R. (2014). Análisis crítico del discurso publicitario institucional/comercial sobre las personas mayores en España. Comunicar, 42, 189-197. DOI: http://dx.doi.org/10.3916/C42-2014-19

Ferrés, J. (2000). Educar en una cultura del espectáculo. Barcelona: Paidós.

Freixas, A. (1997). Envejecimiento y género: otras perspectivas necesarias. Anuario de Psicología, 73, 31-42.

Gabardo, J.A. (2014). Los internautas españoles: quiénes son y quiénes no son. Anuncios, 1489, 41.

González-Oñate, C., & Monleón, P. (2013). La gestión de intangibles en la Dirección de Comunicación Corporativa. Estudio sobre el Dircom en las organizaciones de Reino Unido. Doxa Comunicación, 17, 27-56.

Hamelink, C.J. (2000). The Ethics of Cyberspace. London: Sage.

Pavón, F. (2000). Tecnologías avanzadas: nuevos retos de comunicación para los mayores. Comunicar 15, 133-139.

Prieto, D. (1999). La comunicación en la educación. Buenos Aires: Ciccus La Crujía.

Santamarina, C. (2004). La imagen de las personas mayores. In Giró, J. (Coord.), Envejecimiento y sociedad. Una perspectiva pluridisciplinar. (pp.47-76). Logroño: Universidad de La Rioja.

Silva, M. (2005). Educación Interactiva: enseñanza y aprendizaje presencial y on-line. Barcelona: Gedisa.

Sotelo, J. (2012). Deporte y socialmedia : el caso de la Primera División del fútbol español. Historia y Comunicación Social, 1, 217-230. DOI: http://dx.doi.org/10.5209/rev_HICS.2012.v17.40607

Suh, B., & Han, I. (2003). The Impact of Customer Trust and Perception of Security Control on the Acceptance of Electronic Commerce. International Journal of Electronic Commerce, 7, 135-161.



Click to see the English version (EN)

Resumen

La población está envejeciendo de una manera muy rápida. A esta realidad hay que añadir el exponencial y rápido avance de las nuevas tecnologías en nuestras vidas cotidianas. Este binomio está generando gran interés y muchos son los estudios sobre la convivencia de las tecnologías de la información y de la comunicación en los diferentes colectivos de las envejecidas sociedades occidentales. Este trabajo analiza los principales hábitos de uso y consumo de las nuevas tecnologías en las personas mayores pero, sobre todo, el nivel de conocimiento y preparación que tienen. La finalidad es comprobar si la competencia mediática en materia tecnológica de nuestros mayores es la adecuada, así como conocer la adecuación de la oferta audiovisual actual. Este trabajo quiere responder a la cuestión de si los públicos de una sociedad europea envejecida están preparados ante la gran oferta online. Con este fin, se estudian los datos de tres grandes países de la Unión Europea como son Francia, Reino Unido y España, intentando establecer comparaciones y conclusiones que ayuden a aumentar las oportunidades y retos de nuestra actual sociedad digital. Para ello, se ha utilizado una metodología basada en encuestas de elaboración propia en los tres países en las que se retratan tanto los hábitos de uso y consumo como el nivel de competencia mediática, así como el interés o no por parte de los mayores en la formación en las nuevas tecnologías.

Descarga aquí la versión PDF

1. Introducción y estado de la cuestión

1.1. Población envejecida y nuevas tecnologías

El envejecimiento de la población es hoy uno de los fenómenos más relevantes en las sociedades occidentales. El incremento de la población de más de 55 años va en aumento. Se estima que en el año 2050 el 32% de la población española estará constituida por personas mayores, lo que convertirá a España en un futuro cercano en el país más longevo del mundo. Este hecho se produce por un aumento de la esperanza de vida como consecuencia de los avances en medicina, las mejoras derivadas de la nutrición y la educación. Todo ello favorecido por un descenso de los índices de natalidad, marcado fundamentalmente por la crisis económica que influye en la decisión de tener descendientes (Abad, 2014). Este trabajo pretende aportar enfoques renovados sobre las nuevas tecnologías y comprobar, mediante un estudio comparativo entre Reino Unido, Francia y España, cómo se están adaptando los mayores ante esta avalancha de nuevas formas de comunicación (Santamarina, 2004: 47-76).

Las tecnologías de la información y comunicación (TIC) abren un campo enorme de posibilidades, tanto en difusión de información como en capacidad de conexión directa entre emisores y públicos potenciales (Ferrés, 2000; Castells, 2001; Cornelissen, 2011). Sin embargo, también incluye una serie de barreras cuando el uso lo realizan personas de edad avanzada (Hamelink, 2000). El reciente auge y desarrollo de las nuevas tecnologías no ha permitido un continuo contacto con este colectivo; además, se sienten ajenas a la tecnología o no se encuentran cómodas ni preparadas ante ella, ya que no han recibido una formación adecuada. En muchas ocasiones se genera incluso desconfianza (Suh & Han, 2003). En otras ocasiones, el propio servicio que ofrecen el conjunto de las nuevas tecnologías no está enfocado ni aplicado a los posibles usos concretos útiles para las personas de determinada edad. Así, partimos de la hipótesis de una escasa adecuación de las TIC a los mayores. Las personas mayores deben llegar a convencerse de las ventajas que les reportan estos nuevos servicios (Abad, 2014) y han de adquirir las habilidades necesarias para manejar las herramientas que les permitan utilizarlos (Silva, 2005), incluyendo herramientas para el cuidado y mejora de su salud (Choi & Leung, 2008).

1.2. Educación y aprendizaje de las TIC

La sociedad digital propone un modelo en el que la comunicación converge a través de las multipantallas otorgando la oportunidad de un feed-back que ha modificado las relaciones entre los individuos (Aparici, 2011). Con las TIC surge un sistema comunicativo donde todos los usuarios que participan pueden ocupar la situación de emisores (crossumers) mediante la creación de contenidos y, especialmente, mediante la participación. Esta participación, junto con el proceso de inclusión de Internet en los hogares del ciudadano del siglo XXI, y el uso de otros recursos digitales móviles, provocan una auténtica revolución social (Barroso, 2002). La industria de las TIC se ha visto obligada a generar nuevos contenidos y modificar la forma de relacionarse con los consumidores (González & Monleón, 2013). Los ciudadanos se están acostumbrando a un nuevo escenario en el que ellos comienzan a tener mayor protagonismo. La educación es clave en todo este proceso de cambio (Prieto, 1999; Cebrián, 2001). Así, son necesarios mecanismos para que la enseñanza y el aprendizaje sean continuos y alcancen a la mayor cantidad de personas, especialmente a las de avanzada edad necesitadas de nuevos conocimientos, habilidades y destrezas digitales tal y como han demostrado recientemente estudios de Silva (2005: 51-58),y Santamarina (2004: 47-76). Los procesos cognitivos en mayores son diferentes respecto a personas de edades inferiores y vienen determinados tanto por condiciones personales como socio-culturales (Pavón, 2000: 133-139). Con el paso de los años, se produce un cambio en los procesos de aprendizaje así como en la capacidad de retener datos, lo que exige que los procesos formativos y de aprendizaje de estos colectivos deban adecuarse a sus características (Freixas, 1997).

2. Material y métodos

2.1. Metodología aplicada y justificación de la muestra

Este trabajo aborda un estudio sobre el uso, consumo y nivel de conocimiento y competencia que tienen las personas de avanzada edad en Francia, Reino Unido y España. Esta investigación recurre a la herramienta metodológica y cuantitativa del cuestionario porque permite estudiar un fenómeno social como un proceso dinámico y dentro de su contexto real (Callejo, 2002: 409-422). La encuesta realizada en francés, inglés y español permite abordar la visión del estudio más allá de nuestras fronteras para así poder establecer comparativas. Se trata de un método idóneo para generar proposiciones susceptibles a nivel social y que puedan ser contrastadas y comparadas mediante los datos cuantificables obtenidos tras las entrevistas. Para llevar a cabo este estudio, se han realizado un total de 507 encuestas repartidas de la siguiente manera: 172 en Francia (Toulouse, Nancy y París), 160 en Reino Unido (Londres, Bristol y Liverpool) y un total de 175 en España (Madrid, Barcelona, Castellón, Valencia y Cuenca).

Con el fin de dotar a las encuestas de la máxima eficacia y credibilidad, todos los cuestionarios fueron realizados en persona ante el encuestador. Se concertaron citas en instituciones de carácter público donde un encuestador realizaba los cuestionarios de manera presencial. El cuestionario fue evaluado previamente por expertos en la materia y las preguntas fueron traducidas íntegramente en la lengua de los entrevistados (francés e inglés, además de español). Las respuestas fueron analizadas a través del cruce y cómputo de datos estructurados de los bloques de preguntas que estaban relacionados con las siguientes variables (ítems):

• Dispositivos tecnológicos: nivel de conocimiento que posee, nivel de uso y hábito de consumo.

• Consumo televisivo: tipología de contenidos, soporte y hábitos de uso.

• Redes sociales: nivel de conocimiento, usabilidad, participación y sinergias con otros medios.

• Internet y hábitos de compra: usabilidad y navegación, compras, nivel de manejo en terminología web.

• Información: medios de comunicación para mantenerse informados, hábitos a la hora de informarse.

• Competencia mediática: nivel de conocimiento en las TIC, cómo se forman y grado de interés en seguir formándose.

La encuesta tenía un total de 20 preguntas sesgadas según el rango de edad (De 55 a 65, de 66 a 75 y más de 75), nivel de estudios (Sin estudios, primarios, secundarios o superiores), país de residencia (Francia, Reino Unido o España) y sexo (masculino o femenino). Desde el inicio de esta investigación se pretendía aplicar un método cuantitativo para extraer reflexiones sobre el presente y futuro de las TIC en la población de mayores. Se buscaba, por tanto, recoger la percepción, hábitos de consumo, inquietudes y necesidades de estos colectivos ante la explosión de Internet.

3. Análisis y resultados

A continuación, se van a presentar algunos de los resultados obtenidos del análisis de los datos extraídos de las encuestas realizadas y separados por países.

3.1. Resultados obtenidos en Francia

En Francia, las personas de avanzada edad constituyen un tercio de la población, sinónimo de un país altamente envejecido. Dentro de esta cifra total, los mayores franceses representaban en el año 2014 el 24,1% de los usuarios en Internet, equivalente a 11,6 millones de usuarios en la Red. El aumento respecto al año anterior oscila entre el 5% y 7%, pero lo más sorprendente es que son el grupo de edad que más tiempo pasa en Internet. La generación de los mayores 3.0, denominados por las compañías del marketing como los «silver surfeurs», constituye un público objetivo de interés para la industria porque cada vez están más conectados y cobran protagonismo como usuarios activos. En el país galo, los mayores han recibido con gran entusiasmo las nuevas tecnologías.

Dentro del ítem dispositivos tecnológicos (nivel de conocimiento que posee, nivel de uso y hábito de consumo), destacamos que los mayores galos tienen un alto conocimiento sobre las nuevas tecnologías y especialmente sobre las redes sociales. Todos los encuestados afirman que poseen algún tipo de dispositivo para estar conectados, siendo la tableta el más utilizado con el 52% seguido del ordenador fijo y portátil (17%). El principal uso que realizan es para estar informados (el 29%) y conectados con sus familiares compartiendo fotos y vídeos con ellos (14%). El entretenimiento es otra de las razones que destacan y justifican su uso (13%).


Draft Content 146325213-36813 ov-es001.jpg


Draft Content 146325213-36813 ov-es002.jpg

La adaptación a las nuevas tecnologías es considerada como una tendencia y una moda a la que se suman las personas mayores en Francia. Las empresas tienen un gran interés en la formación y la adecuación de este público tan dinámico e interesado en este campo. De hecho, la comunicación es adecuada por el tipo de mensaje que se transmite. No obstante, los resultados de la encuesta en Francia marcan que la mayoría (el 66% de los encuestados) es autodidacta a la hora de aprender y mejorar su conocimiento en el ámbito de las TIC. Existe por tanto, una voluntad marcada por la adaptación y mejora de sus conocimientos en este campo. El medio que más utilizan para facilitarse dicho conocimiento es a través de vídeos tutoriales. Las aplicaciones móviles también son de su agrado, pero solo la utilizan para el ocio personal. La aplicación más utilizada es el juego denominado Candy Crush. Otro de los resultados a resaltar es que la edad no es el principal elemento que marca grandes diferencias en cuanto al grado de conocimiento en tecnología, sino el estilo de vida que llevan así como su manera de vivir y adecuarse a los cambios tecnológicos. La cultura y la educación en TIC son fundamentales para que la población envejecida en Francia no encuentre grandes obstáculos en personas de 55 años en adelante.

En cuanto al ítem sobre consumo televisivo, destaca el hecho de que los mayores galos continúan utilizando la televisión como principal soporte de consumo audiovisual, siendo la principal razón el entretenimiento y la compañía que les proporciona. La televisión sigue siendo el principal medio de comunicación mediante el cual se informan (el 28%) y le siguen la prensa escrita (el 24%) y la radio (el 23%). La mayoría de los encuestados franceses son conocedores del concepto «televisión a la carta» (el 85%) y, además, lo consumen descargándose el programa directamente desde la web de la cadena de televisión (el 30%) y desde el ordenador fijo de sus hogares (el 23%). Por el contrario, el 83% no ha participado nunca en algún programa de televisión a través de redes sociales, solo un 8% lo ha realizado en alguna ocasión, siendo Facebook (el 50%) el principal medio para realizar algún tipo de participación seguido de Twitter (el 33%). En cuanto al ítem de nivel de conocimiento y usabilidad en redes sociales en general, destacamos que en Francia la mayoría de los encuestados utiliza Facebook como principal red social (el 69%) y los blogs también es un fenómeno que ha penetrado muy bien dentro de la población de mayores en Francia (el 20% de los encuestados afirmó tener un blog propio). De las principales actividades que realizan en redes sociales, el 30% de los encuestados contestó que compartir fotos y vídeos con amigos y familiares es lo que más hacen porque consideran que es una buena forma de mantener relaciones humanas, seguido de la búsqueda de perfiles en redes de personas que son de su interés (el 24%). La siguiente actividad es la realización de comentarios (el 22%) y modificar y actualizar su perfil (el 12%).

Finalmente, destacan los resultados en relación a la usabilidad y navegación en Internet y los hábitos de compra. La mayoría de los encuestados galos compran directamente a través de páginas de venta online (el 45%) y el 32% afirma que antes de realizar una compra se informan por medio de Internet antes de ir al punto de venta. Este dato refleja el estilo de vida de los mayores en Francia y de su adaptación a las nuevas tecnologías, especialmente, en los cambios que ha producido en hábitos de compra. Para ellos, Internet es el enlace con el mundo exterior, un medio que les proporciona una ventana abierta al mundo y una manera de estar y permanecer integrado en la sociedad francesa donde su nivel de conocimiento en las TIC es muy avanzado en edades inferiores, pero como hemos podido comprobar, también lo es dentro de la población de mayores. Lo que más compran en Internet es transporte (billetes de tren, autobús y avión) y productos de alimentación porque hacen la compra semanal desde su tableta.


Draft Content 146325213-36813 ov-es003.jpg


Draft Content 146325213-36813 ov-es004.jpg

3.2. Resultados obtenidos en Reino Unido

Los mayores británicos desarrollan un papel muy activo especialmente, en las nuevas tecnologías. Situados ante mejores expectativas y un mayor nivel de recursos económicos, muchos ancianos comenzaron a disfrutar de nuevas formas de ocio, a viajar y a tener una jubilación activa. En este contexto social, el papel activo de las personas mayores se ha volcado en el aprendizaje e inmersión en el mundo de la tecnología como elemento que marca y distingue el estilo de vida de la sociedad británica. En concreto, en este estudio hemos encontrado una clara distinción entre los encuestados de edades comprendidas entre los 55 y 65 con los de más de 65 hasta 75 años. En relación al primer ítem sobre conocimiento, uso y hábitos de consumo en dispositivos tecnológicos, los encuestados de edades comprendidas entre los 55 y los 65 años poseen un alto conocimiento en terminología siendo únicamente el concepto de «streaming» el menos conocido por los encuestados (solo el 5% conocía este término), seguido del término «hashtag» (9%). La mayoría está familiarizado con la televisión a la carta o TV «on demand» (23%) y las «apps» (18%). Estos datos destacan en relación a los obtenidos en Francia donde el conocimiento era menor.

El dispositivo que más utilizan es el teléfono móvil (60%), seguido de la tableta (30%), mientras los de la franja de edad de más de 65 se centran más en el ordenador fijo (85%) frente a otros dispositivos. Ambos confirman que el uso es por comodidad principalmente (el 65%) y también por hábito (el 32%). En Reino Unido, al igual que en Francia, existe una tendencia alta a la adaptación de las nuevas tecnologías dentro de la población envejecida. Hay un alto interés por aprender y mejorar en este campo, especialmente, porque los británicos son conocedores de sus necesidades, de su entorno y del potencial que tienen las nuevas tecnologías para mejorar sus condiciones de vida. La necesidad de sentirse independientes se ha convertido en el aliciente principal para este auge en el uso y consumo de las tecnologías en Gran Bretaña. Por este motivo, hemos entendido que en edades comprendidas entre los 55 y 65, el estudio sea el principal uso de las TIC (el 54%).

Por el contrario, en mayores de 65 el uso principal sigue siendo la necesidad de mantenerse informados (el 24%) y el entretenimiento (el 22%). Por otro lado, y al igual que ocurre en Francia, a pesar del gran interés y el alto grado de adaptación de este perfil a las TIC, la mayoría de los ingleses se forman de manera autónoma (69%) o a través de algún familiar (22%), siendo los tutoriales el medio más utilizado para la auto-formación entre los mayores de 55 a 65 (el 72%). Por el contrario, entre los mayores de 65 la manera en la que se forman es por medio de la asistencia a congresos y cursos especializados.

Por consiguiente, observamos que en este país existe una oferta en formación de las TIC para este público. Las aplicaciones móviles son muy utilizadas entre los mayores de Gran Bretaña, la mayoría de los encuestados tenía descargadas más de una aplicación en su dispositivo (el 71%) siendo las aplicaciones relacionadas con apuestas y juego las más utilizadas (32%), seguidas de juegos (27%), aplicaciones específicas de compras (21%), Facebook (11%), Google Maps (6%) y Paypal (3%). El uso del correo electrónico es destacado entre la población británica (el 92% afirma tener cuenta de correo electrónico) pero lo más interesante de los datos es su uso: el 72% lo utiliza para enviar y recibir correos pero el 28% lo utiliza para el uso de promociones de marcas publicitarias.


Draft Content 146325213-36813 ov-es005.jpg


Draft Content 146325213-36813 ov-es006.jpg

En cuanto al consumo televisivo, al igual que en Francia, se sigue usando el tradicional aparato de televisión para consumir audiovisual (70%). De las otras pantallas posibles, también utilizan el teléfono móvil aunque en menor medida (16%) y siempre en su tiempo libre, aunque la franja horaria de las mañanas es cuando más consumen este medio. La televisión sigue siendo el medio mediante el cual se mantienen informados (27%), pero también son la prensa tradicional (26%) y la prensa online (24%) los siguientes medios mediante los cuales se informan. La mayoría de los británicos conoce y ha hecho uso alguna vez de la televisión a la carta (92%), descargándose el contenido desde la página web del canal de televisión (42%), visionándolo en su tiempo libre (72%) y desde el ordenador fijo de sus hogares (33%).

Los encuestados británicos, al contrario de los franceses, sí que han participado en alguna ocasión en contenidos audiovisuales mediante redes sociales (26%), siendo Facebook (46%) y Twitter (42%) las dos redes sociales mediante las que más han participado con comentarios en directo.

En cuanto al ítem de nivel de conocimiento y usabilidad en redes sociales en general, la mayoría de los encuestados usan Facebook como principal red social (46%), seguido de Twitter (39%). Los blogs también son utilizados por los mayores británicos (15%), afirmando que además de tener blog propio les gusta buscar opiniones en otros blogs y foros. De las principales actividades que realizan en redes sociales, compartir fotos y vídeos con amigos y familia es la más habitual (32%), seguido de escribir comentarios (29%) y buscar perfiles de otras personas afines o que les interesa (16%) porque consideran las redes como un medio para conectar y conocer a otras personas de su mismo rango de edad.


Draft Content 146325213-36813 ov-es007.jpg


Draft Content 146325213-36813 ov-es008.jpg

Por último, destacan los resultados en relación al ítem de usabilidad y navegación en Internet y hábitos de compra donde sí que volvemos a encontrar diferencias según rango de edades de los encuestados. La mayoría de los encuestados entre 55 y 65 años compra directamente en Internet (42%) o mira primero en el medio online para buscar información y después va a la tienda física a adquirir el producto/servicio (39%). Esto resalta la predisposición de la sociedad británica a acceder a Internet al comienzo de su proceso de compra. En cambio, en los encuestados de más de 65 años, la mayoría busca información en Internet y luego va al punto de venta (39%) o solo compara precios y compra productos en la misma tienda (37%). También son conscientes de las diferencias de precio, por este motivo, el 28% solicita ayuda a un familiar para que busque y compare en Internet primero y luego le informe.


Draft Content 146325213-36813 ov-es009.jpg


Draft Content 146325213-36813 ov-es010.jpg

3.3. Resultados obtenidos en España

El uso de Internet está muy integrado en gran parte de la sociedad española (Gabardo, 2014: 41). Aún queda mucho camino por recorrer para insertar aquellos usuarios españoles que por cuestiones de edad, mantienen una relación aún distante con el mundo digital (De Andrés y Lima, 2014: 189-197). Según la oleada de octubre de 2013 a mayo de 2014 del Estudio General de Medios (EGM), el problema de la población mayor se sitúa en la franja de los 55 años a los 64 años; un colectivo que aunque en muchas ocasiones cuenta con los dispositivos necesarios, no saben sacarles todo el provecho porque se encuentran en una fase muy inicial a nivel de usuario. En peores circunstancias parecen encontrarse los mayores de 65 años, cuya baja penetración actual (inferior al 30%) es difícil de revertir y condena irremediablemente a este colectivo al analfabetismo digital y la exclusión. Los mayores de clase media-baja o baja tienen algunas reticencias que superar para incorporarse de pleno a la sociedad digital, especialmente, dentro de la población de mayores de 55 años. Además, la crisis económica ha provocado que este segmento haya perdido la oportunidad que les conducía directamente a la adaptación a Internet. Sus niveles de crecimiento como usuarios han sido más lento que en otros estamentos sociales. La crisis que ha castigado España se manifiesta en el sector de la comunicación (Cabezuelo-Lorenzo, 2013: 703-715).

En relación al conocimiento, uso y hábitos de consumo en dispositivos tecnológicos, los encuestados españoles de entre los 55 y los 65 años poseen un conocimiento alto de la televisión a la carta o bajo demanda (63%), Internet (33%), tablet (21%), WhatsApp (20%) y Facebook (19%), siendo los conceptos de «website» (8%), «hashtag» (6%) y «streaming» (3%) los más desconocidos. En España, se detecta un bajo conocimiento del concepto de «televisión a la carta» (12%). Los que sí conocían el término, lo había utilizado en alguna ocasión mediante descarga de un contenido audiovisual y desde la página web de la cadena de televisión emisora. Cuando se les comenta en qué consiste la televisión a la carta y qué facilidades les podía ofrecer, el 72% afirma que les gustaría que su televisor les ofreciera programación acorde a sus gustos y con la posibilidad de consumir los contenidos cuando ellos quisieran.

El dispositivo que más utilizan es el teléfono móvil (81%) y la mayoría lo usa por comodidad (62%) y por hábito (32%) y en horario indiferente (71%). Los españoles utilizan este dispositivo principalmente para estar informados y conectados (69%), para entretenerse (18%) y para hablar (10%). Solo el 2% afirmó haberlo utilizado para el estudio y/o formación. Este es un resultado que contrasta con los obtenidos en Francia y Reino Unido puesto que observamos que en España no existe una adaptación alta a las nuevas tecnologías ya que desconocen las posibilidades que les brinda. La formación que tienen los mayores en España proviene de familiares y amigos (61%) seguido de la autoformación (26%) y solo un 13% había acudido a un curso como medio de aprendizaje en nuevas tecnologías.


Draft Content 146325213-36813 ov-es012.jpg

Por el contrario, los españoles muestran un alto interés en formarse en nuevas tecnologías (87% quieren frente al 13% que rechaza) mediante cursos presenciales (62%) y congresos específicos sobre este tema y acorde a sus necesidades (38%). Reclaman una mayor formación ad hoc para ellos puesto que necesitan de un lenguaje más básico para su comprensión. La oferta en formación para mayores en España debe adecuarse más a su perfil y a sus limitaciones/capacidades de aprendizaje. Las aplicaciones no son muy utilizadas por los mayores españoles, solo un 15% manifestó que tenía aplicaciones en su dispositivo, entre las cuales destacaban las relacionadas con noticias (8%), juegos (5%) y banca online (2%). La utilización del correo electrónico en España es alta (63%) y sus principales usos son para recibir correo (51%) y para enviar (44%), solo el 3% afirmó haberlo usado para participar en concursos y promociones y solo el 2% afirmó utilizarlo por tendencia y moda.


Draft Content 146325213-36813 ov-es011.jpg

En cuanto al consumo televisivo, los españoles utilizan el tradicional soporte del televisor para ver televisión (85%). En cuanto a las otras pantallas, también utilizan el ordenador fijo (8%) y la tableta (4%), mientras que a través de su teléfono móvil solo ven televisión el 3%. En España, el consumo televisivo se realiza en el hogar y la mayoría consume televisión en horario nocturno (55%), por las mañanas el 25% y por las tardes el 20%. Los principales medios que utilizan para informarse son la televisión (40%), la prensa escrita (30%) y la radio (20%). Solo un 10% afirmó informarse en Internet. Este resultado contrasta con los obtenidos, sobre todo, en Reino Unido por lo que en España la población envejecida utiliza mucho menos el medio online para informarse puesto que desconfían de la Red como medio informativo.

Los españoles, al igual que los franceses, tienen una participación baja en contenidos mediáticos a través de las redes sociales. En España, el 85% afirma que nunca ha participado, el 14% lo ha hecho en alguna ocasión y solo un 1% manifiesta hacerlo de una manera asidua. De los que han participado, la mayoría lo ha hecho a través de Facebook (71%), mensajes de texto (15%), blogs (10%) y Twitter (4%). Y de los que no han participado nunca, la mayoría justifica que desconocen esta posibilidad (81%) y solo el 19% afirma que conocen esta opción pero no saben cómo hacerlo. En cuanto al ítem de nivel de conocimiento y usabilidad en redes sociales en general, los mayores españoles no se consideran usuarios de redes sociales (82%), solo el 3% se considera usuario y el 15% en alguna ocasión. No poseen un conocimiento básico de las redes sociales existentes; la mayoría conoce Facebook (75%), algún blog (15%) y Twitter (10%), y no conocen qué es una comunidad u otro tipo de red social. Afirman que las conocen por la televisión, las noticias y por sus familiares, sobre todo, los más jóvenes. El uso que realizan de ellas es siempre en su tiempo libre y de las actividades que más destacan coinciden con los franceses y británicos: compartir fotos y vídeos con amigos y familiares es la más habitual (54%), seguido de escribir comentarios (25%) y buscar perfiles de otras personas afines o que les interesa (21%). Cabe destacar que ninguno de los encuestados utiliza las redes ni para participar en concursos ni para hacerse fan de alguna marca y lo justifican porque no entienden su finalidad. Otros estudios, como Sotelo (2012: 217-230) han señalado sin embargo, en el caso de España, la fuerte alianza entre redes sociales e información deportiva, especialmente sobre fútbol.

Respecto a usabilidad, navegación en Internet y hábitos de compra no hay grandes diferencias por rangos de edad. En general, la mayoría de españoles acuden directamente a la tienda física para realizar sus compras (74%) y solo el 9% busca información por Internet antes de acudir al punto de venta. Los españoles se muestran reacios a comprar en el medio online, especialmente, por la desconfianza que les genera el introducir sus datos bancarios. El 10% afirmó que en ocasiones, y según el tipo de producto (sobre todo tecnológicos), lo encargaban a algún familiar. Solo el 6% afirmó que la publicidad les ayuda a elegir sus productos/servicios y la mayoría desconocía páginas específicas de venta online (88%). Por tanto, observamos que en España el comercio electrónico está poco desarrollado entre la población envejecida, siendo un target cuyos mensajes publicitarios no impactan ya que desconocen este tipo de actividad en la Red y, especialmente, desconfían del medio a la hora de realizar sus compras. El precio no es un factor relevante que genere un cambio en el comportamiento de compra en Internet.

4. Discusión y conclusiones

Fruto de los resultados obtenidos en los tres países, se constata que la población de mayores en España es la que más baja adaptación tiene en relación a uso de las nuevas tecnologías y que, principalmente, este suceso viene determinado por la escasa formación y educación que las personas mayores tienen en el campo de las TIC. Estos resultados invitan a la puesta en marcha de nuevas iniciativas dirigidas a este colectivo de una manera más específica y con metodologías adaptadas a sus necesidades, capacidades y limitaciones. Nuestros mayores tienen inquietudes pero éstas han de fomentarse más, sobre todo si pretendemos una homologación con los estándares de los países europeos de nuestro entorno.

La industria tecnológica debe incluir entre sus productos y servicios una oferta adaptada a los perfiles de nuestros mayores que permita su fácil asimilación, uso y aplicación. Es necesaria una atención prioritaria a favor de nuestros mayores para que ganen en autonomía y puedan enfrentarse por ellos mismos a la búsqueda de información (buscar, seleccionar, elaborar y difundir) en la nueva sociedad digital. Esto conlleva la aceptación de sus implicaciones económicas, ideológicas, políticas y culturales de estos nuevos tiempos tan ligados a la tecnología.

Existen experiencias previas de éxito en materia de formación que han permitido a los diferentes colectivos seguir activos e integrados en la sociedad a lo largo de toda la vida. Ahora es necesario reforzar esos programas con distintas transformaciones a través de programas de formación continua destinados a los mayores. Es preciso crear mecanismos necesarios para que en la actual sociedad de la información y el conocimiento, la formación sea realmente permanente, continua, y alcance a la mayor cantidad de personas.

Como agentes activos de nuestra sociedad, los mayores protagonizan constantemente nuevas demandas que deben satisfacerse e incorporarse a nuestro sistema. Todas las instituciones educativas, sobre todo aquellas más ligadas a la investigación, como es el caso de la universidad, deben adaptar sus contenidos y ampliar su oferta formativa con el fin de formar adecuadamente perfiles profesionales en ámbitos que den respuesta a las nuevas necesidades de nuestros mayores.

Los mayores en Francia y Reino Unido, aunque también pueden mejorar sus habilidades y conocimientos en relación a las TIC, son vistos como un nicho de mercado de interés para varios sectores ya que constituyen un amplio sector desde el punto de vista cuantitativo, desde un punto de vista político (por su inmensa capacidad de voto) y constituyen un capital humano de interés (por sus conocimientos y experiencias). Sin embargo, en España no siempre son contemplados como una oportunidad y en muchas ocasiones quedan excluidos en cuanto a las nuevas tecnologías se refiere. Los mayores españoles necesitan una mayor motivación para el aprendizaje. Esta falta de motivación cambia en cuanto los mayores descubren que las TIC pueden mejorar notablemente su calidad de vida.

Referencias

Abad, L. (2014). Diseño de programas de e-inclusión para alfabetización mediática de personas mayores. Comunicar, 42, 173-180. DOI: http://dx.doi.org/10.3916/C42-2014-17

Aparici, R. (Coord.) (2011). La educación 2.0 y las nuevas alfabetizaciones. Barcelona: Gedisa.

Aparici, R., & Silva, M. (2012). Pedagogía de la interactividad. Comunicar, 38, 51-58. DOI: http://dx.doi.org/10.3916/C38-2012-02-05

Barroso, R., Romero, J., & Cabero, J. (2002). Las personas mayores y las nuevas tecnologías: una acción en la sociedad de la información. Revista Innovación Educativa, XXII, 319- 337.

Cabezuelo-Lorenzo, F. (2013). Cinco años de crisis en el mercado de la comunicación (2008-13). Historia y Comunicación Social, 18, 703-715. DOI: http://dx.doi.org/10.5209/rev_HICS.2013.v18.44358

Callejo, J. (2002). Observación, entrevista y grupo de discusión: el silencio de tres prácticas de investigación. Revista Española de Salud Pública, 76(5), 409-422. DOI: http://dx.doi.org/10.1590/S1135-57272002000500004

Castells, M. (2001). La galaxia Internet. Barcelona: Plaza y Janés.

Cebrián, M. (2001). La radio en la convergencia multimedia. Barcelona: Paidós.

Choi, K.Y., & Leung, R.S. (2008). E-Health for Older People: the Use of Technology in Health Promotion. CyberPsychology & Behavior, 11, 475-479.

Cornelissen, J. (2011). Corporate Communication. A Guide to Theory and Practice. London: Sage.

De-Andrés, S., & De-Lima, R. (2014). Análisis crítico del discurso publicitario institucional/comercial sobre las personas mayores en España. Comunicar, 42, 189-197. DOI: http://dx.doi.org/10.3916/C42-2014-19

Ferrés, J. (2000). Educar en una cultura del espectáculo. Barcelona: Paidós.

Freixas, A. (1997). Envejecimiento y género: otras perspectivas necesarias. Anuario de Psicología, 73, 31-42.

Gabardo, J.A. (2014). Los internautas españoles: quiénes son y quiénes no son. Anuncios, 1489, 41.

González-Oñate, C., & Monleón, P. (2013). La gestión de intangibles en la Dirección de Comunicación Corporativa. Estudio sobre el Dircom en las organizaciones de Reino Unido. Doxa Comunicación, 17, 27-56.

Hamelink, C.J. (2000). The Ethics of Cyberspace. London: Sage.

Pavón, F. (2000). Tecnologías avanzadas: nuevos retos de comunicación para los mayores. Comunicar 15, 133-139.

Prieto, D. (1999). La comunicación en la educación. Buenos Aires: Ciccus La Crujía.

Santamarina, C. (2004). La imagen de las personas mayores. In Giró, J. (Coord.), Envejecimiento y sociedad. Una perspectiva pluridisciplinar. (pp.47-76). Logroño: Universidad de La Rioja.

Silva, M. (2005). Educación Interactiva: enseñanza y aprendizaje presencial y on-line. Barcelona: Gedisa.

Sotelo, J. (2012). Deporte y socialmedia : el caso de la Primera División del fútbol español. Historia y Comunicación Social, 1, 217-230. DOI: http://dx.doi.org/10.5209/rev_HICS.2012.v17.40607

Suh, B., & Han, I. (2003). The Impact of Customer Trust and Perception of Security Control on the Acceptance of Electronic Commerce. International Journal of Electronic Commerce, 7, 135-161.

Back to Top

Document information

Published on 30/06/15
Accepted on 30/06/15
Submitted on 30/06/15

Volume 23, Issue 2, 2015
DOI: 10.3916/C45-2015-02
Licence: CC BY-NC-SA license

Document Score

0

Times cited: 15
Views 0
Recommendations 0

Share this document

claim authorship

Are you one of the authors of this document?