Resumen

Las empresas periodísticas son conscientes de que ciertas imágenes son mejores que otras para atraer la atención de los lectores, en especial aquellas relacionadas con el crimen y el entretenimiento. Al mismo tiempo, las audiencias se han convertido en activas, proporcionado vídeos e imágenes. Las redacciones se inundan de materiales gráficos generados por los ciudadanos, lo que conlleva como consecuencia la publicación de contenidos extremos, a pesar de que a veces socavan los límites morales. Su publicación a menudo se justifica por su noticiabilidad, la libertad de expresión y una especie de fatalismo tecnológico. En este corto artículo se hace un esbozo de la cobertura realizada por algunos medios de comunicación del ataque al semanario Charlie Hebdo. En particular se analiza el uso y la gestión del vídeo grabado por un ciudadano en el que se ve el asesinato a sangre fría de un policía francés. Los resultados muestran algunas diferencias en el tratamiento según el sistema mediático (Hallin; Mancini, 2004) al que pertenece cada medio. Las diferencias obedecen en buena medida a cuestiones éticas, por lo que se subraya que la ética periodística también debe incorporar las cuestiones relativas a los UGC (user generated content) y la responsabilidad de los periodistas en su gestión.

Texto completo

The PDF file did not load properly or your web browser does not support viewing PDF files. Download directly to your device: Download PDF document
Back to Top

Document information

Published on 02/05/15
Accepted on 02/05/15
Submitted on 02/05/15

Volume 9, 2015
DOI: 10.3145/thinkepi.2015.40
Licence: CC BY-NC-SA license

Document Score

0

Views 0
Recommendations 0

Share this document

claim authorship

Are you one of the authors of this document?