Resumen

La crisis está afectando a las bibliotecas. Aunque desde las asociaciones profesionales se han realizado estudios que demuestran con evidencias su valor económico y social, los argumentos empleados para justificar recortes y cierres ponen de manifiesto que el verdadero problema al que se enfrentan no es económico sino de percepción: las bibliotecas tienen entre políticos y ciudadanos una consideración secundaria que las relegan a la hora de competir por financiación con otros servicios básicos. Se reconoce su pasado, pero pocos las sitúan en el nuevo escenario de la formación, de la información y del conocimiento. El futuro de las bibliotecas depende en gran medida de lo que sobre ellas se opine. La manera de actuar de los profesionales puede ayudar a construir un nuevo imaginario que ponga en valor la idea de su utilidad y neutralice la supuesta obsolescencia digital. En este sentido la tecnología está cambiando el papel que desempeñan las instituciones y el espacio que tradicionalmente han ocupado; también el concepto sobre lo que es considerado normal en nuestra relación con ellas y las expectativas sobre lo que deberían ser. En el artículo se defiende que para hacer de la biblioteca un recurso atrayente y utilizable el profesional de la biblioteca debe ser capaz de facilitar la interconexión (cooperación, trabajo en red, benchmarking y co-creación) y apostar por disminuir las barreras entre la institución y los usuarios.

Texto completo

The PDF file did not load properly or your web browser does not support viewing PDF files. Download directly to your device: Download PDF document
Back to Top

Document information

Published on 28/04/17
Accepted on 28/04/17
Submitted on 28/04/17

Volume 11, 2017
DOI: 10.3145/thinkepi.2017.15
Licence: CC BY-NC-SA license

Document Score

0

Views 0
Recommendations 0

Share this document

claim authorship

Are you one of the authors of this document?